reconoce sus orígenes

ENTRE EL DEBATE Y EL BULLYING

Publicado: 2016-12-22

Socialmente diezmados 

El decenio de las personas con discapacidad que concluye con el 2016, ha estado aderezado por una recurrente forma de represión contra la libertad de expresión y el derecho a la participación de las personas con discapacidad. Ejemplos de esta miseria lo constituyeron alusiones ignominiosas a la discapacidad de líderes y activistas como Javier Diez Canseco (con secuela de polio) o el juez Edwin Bejar (con discapacidad visual). Debido a que cada uno en su momento se afirmaron en posiciones directamente confrontacionales contra el estatus quo de discriminación y exclusión para cambiar prácticas y defender derechos.

El búmeran del ¡No me romperán la mano!

La CDPD Convención ONU Sobre los derechos de las Personas con discapacidad, establece de manera puntual obligaciones para los Estados parte, respecto de la “no discriminación” (Art. 5°) y de la “toma de consciencia” (Art 8º), recogidas por el Perú en varios artículos de la LGPD N° 29973, a fin de garantizar un abordaje respetuoso tanto de la persona como de la discapacidad. Operadores legislativos con discapacidad, como Francisco Vásquez (ex Senador), Michael Urtecho, Gian Carlo Bacchelli, Jhon Reynaga, excongresistas, en contextos y por razones distintas cada uno, provocaron un despiste del debate que reemplazó lo objetivo, los cuestionamientos y los reclamos sustentados en la evidencia, por un ejercicio masivo del escarnio basado en la discapacidad.

Recientemente el actual Congresista Luis Galarreta, tras hacer polémicas declaraciones que además caracterizan un comportamiento provocador de su Bancada, se ha metido en el ojo de una tormenta de escarnio en razón de su discapacidad. Una asociación infeliz a propósito del slogan usado durante su campaña, que rezaba: “a mí no me romperán la mano”, ha exacerbado más los ánimos violentistas. Sobre este slogan que recogió sendas y reiteradas advertencias de la comunidad organizada de personas con discapacidad, que a fines de 2005 – comienzos de 2006, identificó la carga siempre negativa del estereotipo, hoy se vuelve no sólo contra él sino contra todo un colectivo. La turba, que ataca, escarnece y denosta, olvida que somos más de un millón y medio de peruanos. Que nuestros derechos también importan, que hay más de seis mil niños y adolescentes con discapacidad asistiendo a escuelas regulares, quienes deben confrontar el “bullying por discapacidad” que se ha instalado en la sociedad peruana.

Detrás del bullying ¿qué? La Congresista Marisa Glave miembro de la Bancada IN (iniciativa multipartidaria por la inclusión de las personas con discapacidad), ya ha iniciado el desalojo de este huésped indeseable, con una contundente reflexión invitando a cesar el bullying y recuperar la ruta del debate.




Escrito por

40karatsladyperu

Egresada Maestría en Ciencia Política PUCP, Licenciada en Educación USIL, activista del movimiento por la inclusión de las personas con disc


Publicado en

EN NUESTROS ZAPATOS

Personas con discapacidad: Las agendas postergadas, los retos pendientes para que la inclusión social deje de ser una buena intención.